miércoles, 23 de febrero de 2011

Tres cartas... y un pie --- Horacio Quiroga

"Señor:
"Me permito enviarle estas líneas, por si usted tiene la amabilidad de publicarlas con su nombre. Le hago este pedido porque me informan de que no las admitirían en un periódico, firmadas por mí. Si le parece, puede dar a mis impresiones un estilo masculino, con lo que tal vez ga­narían.




"Mis obligaciones me imponen tomar dos veces por día el tranvía, y hace cinco años que hago el mismo recorrido. A veces, de vuelta, regreso con algunas compañeras, pero de ida voy siempre sola. Tengo veinte años, soy alta, no flaca y nada trigueña. Tengo la boca un poco grande, y poco pálida. No creo tener los ojos pequeños. Este conjunto, en apreciaciones negativas, como usted ve, me basta, sin embargo, para juzgar a muchos hombres, tantos que me atrevería a decir a todos.
"Usted sabe también que es costumbre en ustedes, al disponerse a su­bir al tranvía, echar una ojeada hacia adentro por las ventanillas. Ven así todas las caras (las de mujeres, por supuesto, porque son las únicas que les interesan). Después suben y se sientan.
"Pues bien; desde que el hombre desciende de la vereda, se acerca al coche y mira adentro, yo sé perfectamente, sin equivocarme jamás, qué cla­se de hombre es. Sé si es serio, o si quiere aprovechar bien los diez centa­vos, efectuando de paso una rápida conquista. Conozco en seguida a los que quieren ir cómodos, y nada más, y a los que prefieren la incomodidad al la­do de una chica.
"Y cuando el asiento a mi lado está vacío, desde esa mirada por la ven–' tanilla sé ya perfectamente cuáles son los indiferentes que se sentarán en cualquier lado; cuáles los interesados (a medias) que después de sentarse volverán la cabeza a medirnos tranquilamente; y cuáles los audaces, por fin, que dejarán en blanco siete asientos libres para ir a buscar la incomodidad a mi lado, allá en el fondo del coche.
"Estos son, por supuesto, los más interesantes. Contra la costumbre general de las chicas que viajan solas, en vez de levantarme y ofrecer el si­tio interior libre, yo me corro sencillamente hacia la ventanilla, para dejar amplio lugar al importuno.
"¡Amplio lugar!... Esta es una simple expresión. jamás los tres cuartos de asiento abandonados por una muchacha a su vecino le son su­ficientes. Después de moverse y removerse a su gusto, le invade de pronto una inmovilidad extraordinaria, a punto de creérsele paralítico. Esto es una simple apariencia; porque si una persona lo observa desconfiando de esa inmovilidad, nota que el cuerpo del señor, insensiblemen­te, con una suavidad que hace honor a su mirada distraída, se va desli­zando poco a poco por un plano inclinado hacia la ventanilla, donde es­tá precisamente la chica que él no mira ni parece importarle absoluta­mente nada.
"Así son: podría jurarse que están pensando en la luna. Entre tanto, el pie derecho (o el izquierdo) continúa deslizándose imperceptiblemente por el plano inclinado.
"Confieso que en estos casos tampoco me aburro. De una simple ojea­da, al correrme hacia la ventanilla, he apreciado la calidad de mi preten­diente. Sé si es un audaz de primera instancia, digamos, o si es de los real­mente preocupantes. Sé si es un buen muchacho, o si es un tipo vulgar. Si es un ladrón de puños, o un simple raterillo; si es un seductor (el seduisant, no seducteur, de los franceses), o un mezquino aprovechador.
"A primera vista parecería que en el acto de deslizar subrepticiamen­te el pie con cara de hipócrita no cabe sino un ejecutor: el ratero. No es así, sin embargo, y no hay chica que no lo haya observado. Cada tipo requiere una defensa especial; pero casi siempre, sobre todo si el muchacho es muy joven o está mal vestido, se trata de un raterillo.  "La táctica de éste no varía jamás. Primero de todo, la súbita inmovi­lidad y el aire de pensar en la luna. Después, una fugaz ojeada a nuestra persona, que parece detenerse en la cara, pero cuyo fin exclusivo ha sido apreciar al paso la distancia que media entre su pie y el nuestro. Obtenido el dato, comienza la conquista.
"Creo que haya pocas cosas más divertidas que esta maniobra de us­tedes, cuando van alejando su pie en discretísimos avances de taco y de punta, alternativamente. Ustedes, es claro, no se dan cuenta; pero este mo­nísimo juego de ratón, con botines cuarenta y cuatro, y allá arriba, cerca del techo, una cara bobalicona (por la emoción seguramente), no tiene parangón con nada de lo que hacen ustedes, en cuanto a ridiculez.
"Dije también que yo no me aburría en estos casos. Y mi diversión consiste en lo siguiente: desde el momento en que el seductor ha aprecia­do con perfecta exactitud la distancia a recorrer con el pie, raramente vuel­ve a bajar los ojos. Está seguro de su cálculo, y no tiene para qué ponernos en guardia con nuevas ojeadas. La gracia para él está, usted lo comprende­rá bien, en el contacto y no en la visión.
"Pues bien: cuando la amable persona está a medio camino, yo co­mienzo la maniobra que él ejecutó, con igual suavidad e igual aire distraí­do de estar pensando en mi muñeca. Solamente que en dirección inversa. No mucho: diez centímetros son suficientes.
"Es de verse, entonces, la sorpresa de mi vecino cuando al llegar por fin al lugar exactamente localizado, no halla nada; su botín cuarenta y cua­tro está perfectamente solo. Es demasiado para él; echa una ojeada al piso, primero, y a mi cara luego. Yo estoy siempre con el pensamiento a mil le­guas, soñando con mi muñeca; pero el tipo se da cuenta.
"De diecisiete veces (y marco este número con conocimiento de cau­sa), quince, el incómodo señor no insiste más. En los dos casos restantes tengo que recurrir a una mirada de advertencia. No es menester que la expresión de esta mirada sea de imperio, ofensa o desdén: basta con que el movimiento de la cabeza sea en su dirección, hacia él, pero sin mirar­lo. El encuentro con la mirada de un hombre que por casualidad puede haber gustado real y profundamente de nosotros, es cosa que conviene siempre evitar en estos casos. En un raterillo puede haber la pasta de un ladrón peligroso, y esto lo saben los cajeros de grandes caudales, y las muchachas no delgadas, no trigueñas, de boca no chica y ojos no peque­ños, como su segura servidora,
M. R."

..........................................................................................
"Señorita:
"Muy agradecido a su amabilidad. Firmaré con mucho gusto sus impre­siones, como usted lo desea. Tendría, sin embargo, mucho interés, y exclusi­vamente como coautor, en saber lo siguiente: Aparte de los diecisiete casos concretos que usted anota, ¿no ha sentido usted nunca el menor enterneci­miento por algún vecino alto o bajo, rubio o trigueño, gordo o flaco? ¿No ha tenido jamás un vaguísimo sentimiento de abandono –el más vago posi­ble– que le volviera particularmente pesado y fatigoso el alejamiento de su propio pie?
"Es lo que desearía saber, etcétera.                                                                         H. Q."
..........................................................................................
"Señor:
"Efectivamente, una vez, una sola vez en mi vida, he sentido este enter­necimiento por una persona, o esta falta de fuerza en el pie a que usted se re­fiere. Esa persona era usted. Pero usted no supo aprovecharlo.
M. R."